Mendigo

Soy un mendigo de la pradera perdida,
donde todos me odian como a  manzana 
podrida. Soy un mendigo del horizonte
perdido, cumpliendo condenas por delitos
que no he cometido.

Soy un mendigo, habitante del abismo, donde 
nadie acude por temor a la muerte. Soy un 
mendigo de la noche serena, donde acuden
payasos con falsas promesas. 

Soy un mendigo que todos observan, mas nadie 
comprende la angustia que llevo. Soy un
mendigo compartiendo el mismo destino, donde 
todos clamamos un nuevo destello, esperanza de 
vida que se nota su ausencia.

Soy un mendigo que odia la fobia, no solo a 
criaturas sino también a dictaduras, dictaduras
malversas que matan de hambruna a mi ciudad.

ROMANÍ MARINHERO 
Lauricocha Huánuco Perú.
  

Crea tu página web en WordPress.com
Empieza ahora